Martes 24 de Enero, 20:33

Se concretó este martes la primera sesión de la CELAC en Buenos Aires

Política | El intercambio de los 15 mandatarios presentes tuvo entre sus principales temas la preocupación por la situación en Perú y los cuestionamientos a Cuba, Venezuela y Nicaragua por parte de Uruguay.


La primera sesión plenaria de la séptima Cumbre de jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que tuvo lugar en el hotel Sheraton, ubicado en el barrio porteño de Retiro, contó con todos los condimentos. El intercambio protagonizado por los 15 mandatarios presentes tuvo entre sus principales temas la preocupación por la crítica situación que se vive en Perú, el reclamo por el ex mandatario Pedro Castillo y los cuestionamientos indirectos a Cuba, Venezuela y Nicaragua de Luis Lacalle Pou (Uruguay).

El Presidente Alberto Fernández se mostró en alerta tras el medio centenar de muertos, saldo de las protestas que se suceden en el país colindante, y propuso trabajar en la recuperación de la institucionalidad y el cese de la violencia callejera e institucional.

Durante el intercambio, Gustavo Petro (Colombia) dedicó parte de su intervención a cuestionar el encarcelamiento de Castillo: "¿Por qué tenemos que seguir manteniendo violaciones del sistema interamericano a pesar de que nuestros Gobiernos firmaron en el pasado el tratado?". "¿Por qué tiene que haber golpes parlamentarios y violentos, por qué presidentes elegidos popularmente hoy están presos cuando deberían estar en esta mesa?", cuestionó.

Asimismo, consideró que el sistema interamericano debe permitir la existencia de "pacto democrático en donde las derechas y las izquierdas no crean que cuando llegan al poder es para eliminar a su contrincante físicamente".

"Aquí tiene que haber un pacto democrático como se propuso en 1972. Si llegamos al poder desde las izquierdas no es para encarcelar derechas. En América Latina no tiene que haber un solo preso político", subrayó, y continuó: "pero si llegan las derechas al poder no es para matar a las izquierdas, no es sino la convivencia y pluralidad ideológica, lo que nos permite sostenernos en paz en la región que ha visto las peores dictaduras y que ha sufrido las guerras de la revolución".

En la misma línea, Andrés Manuel López Obrador (México) pidió "no dejar solo al pueblo de Perú", y calificó de "infamia" la destitución y el encarcelamiento de Pedro Castillo tras el autogolpe que protagonizó, y "la forma en la que están reprimiendo al pueblo". "¡No al autoritarismo y la libertad a Castillo! Está injustamente encarcelado", cerró AMLO a través de un mensaje grabado.

A su parte, el mandatario de uruguayo, Luis Lacalle Pou, planteó la necesidad de mirar a la Celac "hacia adentro" y advirtió que el bloque regional no puede tener "el carácter de un club de amigos ideológicos", en una clara crítica -indirecta- a la participación de los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

"Se habla del respeto a la democracia, a las instituciones y los derechos humanos, pero hay países acá que no respetan la democracia, ni las instituciones, ni los derechos humanos", aseguró el jefe de Estado "Charrúa".

En materia económica, propuso impulsar una zona de libre comercio "desde México hasta el sur de Sudamérica". "Insisto, practiquemos con la acción lo que decimos en nuestros discursos porque para que este tipo de foro subsista en el tiempo tiene que generar esperanzas", enfatizó.

Durante su intervención, Mario Abdo Benítez (Paraguay) pidió establecer un "diálogo sincero" y planteó que "así como" preocupan los hechos de violencia ocurridos en Perú y en Brasil, también lo inquieta el "éxodo masivo" de Venezuela. "No podemos mirar a un lado, cuando más de siete millones de venezolanos han abandonado sus hogares pidiendo refugio", recordó y aclaró que se trata de la segunda crisis de desplazamiento de mayor flujo en el mundo.

A través de sus redes sociales, Nicolás Maduro (Venezuela), llamó a defender a los integrantes del foro internacional como territorios independientes y soberanos. Además, indicó que los "pueblos" deben "unir fuerzas y esfuerzos para rechazar todo tipo de intervencionismo" proveniente de afuera de la región.

"El mayor de los intervencionismos intenta desestabilizar nuestras sociedades; de volver a los golpes de Estado y amenazar a los países con intervenciones militares, como han hecho con Cuba, Venezuela y Nicaragua", manifestó.

Tras expresar sus ganas de haber participado de forma presencial de la Cumbre, explicó que su ausencia se debió a "razones que escapan" a su "voluntad" y denunció "conspiraciones" y "amenazas": "las emboscadas que se calculan me hicieron tomar la decisión, creo más correcta y justa, de no caer en las provocaciones que pretendían marchas este momento tan especial".

El recién asumido Presidente de Brasil, Lula Da Silva, expuso durante el intercambio regional y destacó que se trató del primer evento en el que los jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe se reunieron "sin ninguna autoridad extranjera" para discutir los problemas regionales y buscar las propias soluciones a los desafíos compartidos. 

Asimismo, el del PT destacó que la CELAC "no se ha quedado callada" ante los desafíos en la seguridad alimentaria, energética y el cambio climático, y aprovechó la instancia para agradecer el apoyo a su gestión en el marco de las protestas bolsonaristas en las calles de Brasil.

"Quisiera aprovechar aquí para agradecer a todos y cada uno de ustedes que se han puesto del lado de Brasil y de las instituciones brasileñas, en estos últimos días, en repudio a los actos antidemocráticos ocurridos en Brasilia. Es importante recalcar que somos una región pacífica, que rechaza el extremismo, el terrorismo y la violencia política", afirmó.

El mandatario de Chile, Gabriel Boric, utilizó la instancia de intercambio para exigir la libertad de los "opositores que aún se encuentran detenidos de forma indigna" en Nicaragua, y se manifestó en contra de los bloqueos a las economías de Cuba y Venezuela.

"No podemos ser indiferentes cuando hoy en día en nuestra hermana nación de Perú personas que salen a marchar y a reclamar lo que consideran justo terminan baleadas por quien debiera defenderlas", indicó Boric ante sus pares, miembros del bloque.

"La política de la exclusión no ofrece resultados auténticos ni durables. Así lo demuestra la historia de nuestra América Latina y el Caribe con el ignominioso bloqueo de Estados Unidos a Cuba y más recientemente a Venezuela", sostuvo.