Miércoles 18 de Enero, 18:28

El costo de la construcción aumentó un 97,6% en 2022

Economía | Según los datos del INDEC el Costo de la Construcción avanzó en diciembre un 5,8% y subió 97,6% durante el año pasado, superando a la inflación.


El Costo de la Construcción avanzó en diciembre un 5,8% y subió 97,6% durante el 2022, por encima de la inflación anual que fue del 94,8%, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

El nivel general del Índice del costo de la construcción (ICC) correspondiente a diciembre de 2022 registra una suba de 5,6% respecto al mes anterior. Este resultado surge como consecuencia de un alza de 4,9% en el capítulo “Materiales”, de 6,1% en el capítulo “Mano de obra” y de 6,2% en el capítulo “Gastos generales”.

El capítulo “Mano de obra” incorpora los nuevos valores establecidos por el acuerdo salarial de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), con fecha 7 de septiembre de 2022, homologado por la Resolución RESOL-2022-1762-APN-ST#MT el 13 de septiembre de 2022, aplicable a las categorías laborales previstas en el Convenio Colectivo de Trabajo 76/75 desde diciembre de 2022.

Asimismo, el aumento en las categorías laborales impacta en el capítulo “Gastos generales”, debido a que contiene el ítem “Sereno”, que se encuentra enmarcado dentro de la resolución.

El capítulo “Mano de obra” incorpora el decreto DECNU-2022-841-APN-PTE del 16 de diciembre de 2022, aplicable a las categorías laborales previstas en el Convenio Colectivo de Trabajo 76/75 para diciembre de 2022.

El capítulo “Gastos generales” incluye una actualización autorizada por la resolución RESOL 2022-183-APNSOP#MOP de la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio de Obras Públicas, en los valores de conexiones de agua y cloaca.

La actividad de la construcción presenta varios tipos de organización empresarial. Para este indicador se ha considerado aquel en que la empresa constructora asume parte de los trabajos y otros los subcontrata.

A los efectos del cálculo, se ha supuesto que las tareas de albañilería y hormigón armado son ejecutadas por una empresa constructora con personal propio y son supervisadas por un capataz de primera, mientras que se subcontrata la mano de obra de yesería, pintura y la de las instalaciones sanitarias, contraincendios, de gas y eléctricas.