Domingo 20 de Noviembre del 2022 a las 12:48 hs.

La cumbre COP27 acuerda un fondo climático

Política | La Conferencia de ONU sobre cambio climático culminó en Egipto con un histórico acuerdo por el que los países ayudarán a pagar los daños que el calentamiento global provocó en las naciones más pobres. No se acordó reducir emisiones de CO2.



La Conferencia de la ONU sobre cambio climático culminó en Egipto con un histórico acuerdo por el que los países ayudarán a pagar los daños que el calentamiento global provocó en las naciones más pobres, aunque sin un plan concreto para atajar la causa de esos desastres: el uso de combustibles fósiles.


El acuerdo, firmado en la ciudad de Sharm el Sheij, sobre el mar Rojo, establece un fondo llamado de pérdidas y daños, algo que las naciones más pobres reclamaban hace años al verse como víctimas de inundaciones, sequías, olas de calor, hambrunas y tormentas a pesar de haber contribuido poco a la contaminación que calienta el planeta.


El documento final aprobado dice que la COP27 "decide establecer nuevos acuerdos de financiación para ayudar a los países en desarrollo particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático a responder por las pérdidas y los daños" sufridos.


Para ello se ofrecerán y movilizarán "recursos nuevos y adicionales". Como parte de esos mecanismos, los países acordaron "establecer un fondo para responder por pérdidas y daños", dijo la resolución final.


"Esta COP ha dado un paso importante hacia la justicia. Celebro la decisión de establecer un fondo para pérdidas y daños", dijo el Secretario General de la ONU, António Guterres, al término de la Conferencia de las Partes (COP) número 27 desde la creación del encuentro.


Una salva de aplausos celebró la aprobación de este punto de la agenda, tras una larga negociación que se prolongó hasta la madrugada, un día más de lo previsto.


El fondo, que no será inmediatamente operativo, proporcionará financiación "predecible y adecuada" a "los países en desarrollo especialmente vulnerables" a los desastres meteorológicos que, según los científicos, son reforzados por el cambio climático, informó la agencia de noticias AFP.


Un comité de transición compuesto de 24 países, entre ellos tres de América Latina y el Caribe, elaborarán durante un año los detalles sobre el funcionamiento y la financiación de este fondo, con vistas a una adopción en la COP28 a fines de 2023, un año antes del plazo previsto hasta ahora para cerrar este novedoso acuerdo.


La financiación recaerá básicamente sobre los países ricos, que históricamente han contribuido más al calentamiento global. Pero una de las pistas de trabajo acordadas llama a "expandir las fuentes de financiación", lo que dejaría la ventana abierta a que países como China participe como donante de ese fondo, una demanda expresada por la Unión Europea (UE) y Canadá.


El acuerdo de la COP27 invita también al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional a aportar "soluciones de financiación".


Pero la conferencia, en el contexto de una crisis energética mundial provocada por la invasión rusa de Ucrania, dejó al descubierto serias discrepancias sobre cómo el mundo debería navegar la transición de los combustibles fósiles, y se ha quedado corta a la hora de promover las ambiciones de COP anteriores para controlar las emisiones dañinas de gases de efecto invernadero.


El resultado, respaldado por casi 200 países, fue una decepción para la UE, que había comenzado el sábado amenazando con retirarse si el texto no fortalecía la ambición de reducir las emisiones de carbono.


A pesar de algunos cambios menores, reiteró en gran medida el lenguaje de la COP26 del año pasado en Glasgow, Reino Unido, sin que se haya logrado un compromiso más amplio para reducir gradualmente los combustibles fósiles, en lugar de solo el carbón, ni un objetivo para reducir las emisiones globales para 2025.


Guterres lamentó la falta de compromisos más concretos para tratar de cumplir el objetivo acordado en el Acuerdo de París adoptado en la COP21 de Francia, en 2015, de que el calentamiento global no supere los 1,5°C para fines de siglo respecto de los valores preindustriales.


"Nuestro planeta aún se encuentra en la sala de urgencias. Necesitamos reducir drásticamente emisiones ahora, y ese es un tema que esta COP no confrontó", dijo Guterres.