Miércoles 04 de Mayo del 2022 a las 05:58 hs.

Sergio Urribarri fue sobreseído en una causa por corrupción

Judiciales | Lo que resolvió el Juez de Garantías por insubsistencia de la acción penal, es decir que los Fiscales no produjeron avances significativos en el legajo por el que se investigaba al ex Gobernador por supuestos hechos de corrupción.


El ex Gobernador de Entre Ríos fue, junto a ex funcionarios de su gestión (Carlos Haidar y Miguel Ulrich), sobreseído por la Justicia en una causa en la que se lo investigaba por supuestos hechos de corrupción que involucraban también al empresario paraguayo Diego Armando Cardona Herreros.


La decisión que benefició a Sergio Daniel Urribarri la tomó el Juez de Garantías, Mauricio Mayer que consideró que la Fiscalía dejó vencer los plazos de la investigación penal preparatoria sin producir avances significativos en el legajo.


La defensa del ex Embajador de Argentina en Israel y Chipre había pedido en febrero pasado el sobreseimiento, pero le fue negado por Mayer, quien dio a los Fiscales un plazo de tres meses para que completaran la pesquisa y enviaran a juicio la causa.


Un nuevo pedido de la defensa técnica del ex mandatario entrerriano se produjo a fines de abril de este año, dado que no se habían producido novedades de importancia en la investigación que se inició en 2017.


El magistrado consideró que había “insubsistencia de la acción penal” porque se habían traspasado todos los plazos razonables que fija el Código Procesal Penal provincial y que no había habido avances investigativos, pese a reconocer la complejidad de la causa y a destacar la labor que habían hecho los integrantes del Ministerio Público Fiscal.


“Lo que resolvió el Juez de Garantías es el sobreseimiento de Sergio Uribarri por insubsistencia de la acción penal”, explicó el Dr. Miguel Ángel Cullen.


“El Juez resolvió aceptar lo que planteamos como defensores, que es que se habían violado todos los plazos razonables y no se registraban avances en la investigación”, señaló el abogado de Urribarri, y agregó que “si bien el Magistrado reconoció que la investigación era compleja y que existían razones que ralentizaba la causa, hizo un análisis de todas las tareas investigativas que se habían llevado a cabo”.


El letrado marcó que la Fiscalía no solo se le vencieron los plazos. sino que también hubo “falta de actividad de los Fiscales” en su labor investigativa, lo que debe tener “una sanción o consecuencia, que en esta caso fue la insubsistencia de la acción penal”.


Mayer, para tomar su decisión, tuvo a la vista una minuta de las últimas acciones que habían llevado adelante los investigadores. Según su criterio, fundado a lo largo de una exposición de casi dos horas, ninguna de estas acciones convalidaba que la causa siguiera tramitándose.


El magistrado también echó mano a la doctrina del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos en el reciente caso “Cozzi”, en el que se marcó que los plazos legales que impone el Código para que la Fiscalía investigue deben respetarse y que una persona no puede estar sometida a una investigación sin tiempo.


A Urribarri, Cardona Herreros y los ex funcionarios Carlos Haidar y Miguel Ulrich se les imputaban los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública, peculado y cohecho.


La lupa estaba puesta en dos contrataciones realizadas con la empresa “Relevamientos Catastrales”, de Cardona Herreros, con los Ministerio de Trabajo y de Economía de Entre Ríos durante la gestión de Urribarri por un valor de $19 millones y $7,8 millones, respectivamente.


Urribarri había sido condenado a principios de abril por peculado y negociaciones incompatibles con la función pública en otra causa que aglutinó cinco investigaciones.


Se lo impuso 8 años de prisión efectiva, inhabilitación para ejercer cargos públicos y una multa de $180 mil por haber desviado fondos públicos para fines privados, entre ellos la campaña para alcanzar la presidencia en 2015. Tras esta sentencia, renunció a las Embajadas a pedido del Presidente Alberto Fernández.