Lunes 19 de Septiembre del 2022 a las 06:16 hs.

La sequía histórica golpeó la condición de varios granos en Entre Ríos

Producción | La sequía récord y las heladas que ocurrieron durante el invierno y otoño complican la condición del lino, la colza y la carinata implantada para la campaña 2022/23.



La sequía récord que azotó a Entre Ríos y la región desde diciembre del 2021 y las heladas que ocurrieron durante el invierno y otoño en esa provincia complican la condición del lino, la colza y la carinata implantada para la campaña 2022/23, detalló hoy la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.


El rendimiento del lino por hectárea caerá producto de las heladas, mientras que la sequía desmejoró el estado fenológico de las dos oleaginosas.


Según la entidad bursátil, de las aproximadamente 22.550 hectáreas sembradas con colza y carinata el 16% presenta muy buena condición, el 45% se mantiene en buen estado, un 34% regular y el 5% restante se encuentra en mal estado, y se ubican en las etapas de plena floración y fructificación.


En los últimos 15 días la condición a nivel provincial presentó un crecimiento de las categorías regular y mala, y actualmente existen sectores con un déficit hídrico importante a causa de las escasas o nulas precipitaciones y la sequía que persiste.


Además, los productores entrerrianos remarcaron que las heladas de septiembre "comprometen la situación", y por lo tanto prevén que "no habrá recuperación" en las oleaginosas.


Esas condiciones ambientales provocaron la presencia de enfermedades causadas por phoma y alternaria (hongos) en ambos cultivos, que están siendo tratados "de forma preventiva y curativa" con fungicidas.


Respecto del rendimiento, la Bolsa estimó que variará entre 800 y 2.500 kilogramos por hectárea, dependiendo en cada caso del establecimiento del cultivo.


Por otra parte, el organismo señaló que se sembraron unas 10.000 hectáreas con lino en la temporada agrícola 2022/23, que se ubican desde floración a inicios de bolillamiento.


La condición del cultivo se encuentra en su mayoría entre buena y muy buena (80 y 16%, respectivamente), pero también registran zonas en regular estado que se acrecentarán debido a las últimas heladas.


También se observó la presencia de pústulas aisladas que "aún no demandan control", confirmó la Bolsa de Cereales provincial, aunque en algunos casos se aplican fertilizantes foliares para "potenciar la floración".


Entre Ríos atraviesa los otoño e invierno más fríos de los últimos ocho años, con temperaturas mínimas más bajas de lo normal y con más cantidad de días donde la temperatura promedio fue igual o inferior a 3 grados (helada agronómica) que el registro histórico.


Asimismo, la sequía fue calificada como la peor de los últimos 60 años según los registros provinciales, y provocó efectos ecológicos y económicos "devastadores", con escasas precipitaciones que generaron un estrés térmico en cultivos y animales.


Los registros pluviales de diciembre de 2021 en Entre Ríos se posicionaron entre los diez más bajos de los últimos 60 años, y las lluvias de ese mes acumularon menos de 20 milímetros, seis veces por debajo de lo que normalmente debe llover.


Fuente: AIM.