Lunes 07 de Junio del 2021 a las 06:48 hs.

La FEDER cuestionó medidas impositivas del Gobierno

Política y Economía | La entidad empresaria exige “a nuestros representantes, sin distinción de partidos políticos” que “reflexionen” y “dejen de ver a los sectores productivos del país como enemigos".



La Federación Económica de Entre Ríos, en representación de todos sus asociados, expresó su “más enérgico repudio” ante las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno Nacional y en concordancia con lo expresado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), “en lo que respecta al inoportuno aumento del 35 % del Monotributo retroactivo al mes de enero, medida que afecta directamente al sector Comercial y de Servicios quienes siguen soportando la presión de un Estado que en apariencia no puede interpretar la realidad dejando a sus economías en terapia intensiva”.


“Además de ver casi como una burla que se anuncie un aumento del 40% al personal del Congreso de la Nación, aprobado por todo el “arco político” sin ningún tipo de oposición, en el cual Radicales, Peronistas, Pro, de Izquierda y de Derecha casualmente han coincidido;  todo ello en un contexto en el que millones de argentinos no llegan con su sueldo a fin de mes, con miles de Pymes cerradas y con sus consecuentes pérdidas de empleos”, expresaron.


La FEDER asegura que los comercios, pymes, gastronómicos, hoteles, turismo y eventos, “todos los sectores afectados impedidos por Decreto, de llevar adelante sus trabajos de manera normal, ha generado en toda la sociedad un gran malestar que llevó a muchos a movilizarse y manifestarse en todo el país, expresando su descontento ante las medidas adoptadas”.


Advierten que ven como se diluyen las ilusiones que existen detrás de cada emprendimiento, “la mayoría ha quedado endeudada y con el temor de perderlo todo ante la escasa o inexistente asistencia por parte del Estado, ya que las que se encuentran disponibles son tan burocráticas que se tornan inaccesibles, siendo una vez más la variable de ajuste de una economía absolutamente destruida”.


La entidad empresaria exige “a nuestros representantes, sin distinción de partidos políticos” que “reflexionen” y “dejen de ver a los sectores productivos del país como enemigos, como si fueran los culpables de todos los males, solo por querer trabajar y desarrollar la actividad que permita llevar sustento a sus familias”.