La historia en el bronce
Miércoles 08 de Mayo del 2019 a las 11:32 hs.

La historia en el bronce

Cultura | La Profesora Silvina Alejandra Pérez realizó una investigación sobre uno de los monumentos públicos más emblemáticos de la ciudad, con el que se rinde homenaje al "Padre de la Patria".


En su lugar el busto del General San Martín fue repuesto en las últimas horas.

La ciudad de Basavilbaso, en la Provincia de Entre Ríos, cuenta entre sus monumentos públicos uno muy particular, precisamente el que recuerda la memoria del General Don José de San Martín, en la plazoleta central de la ciudad, el cual está replicado en distintas localidades del país.

¿Alguna vez nos hemos preguntado cuándo y por qué fue erigido el monumento que recuerda al Padre de la Patria en la plazoleta central de nuestra ciudad? ¿Cómo surge la iniciativa de rendir ese homenaje? ¿Quiénes fueron los impulsores y colaboradores? ¿Qué actores sociales vivenciaron ese momento histórico? ¿Cuál fue su magnitud? ¿Quién fue el autor de esta obra?

El monumento a San Martín, emplazado en la plazoleta homónima, constituye un símbolo de identidad local. Dicha plazoleta está ubicada precisamente entre Avenida San Martín y las calles Rogelio Gómez y Barón Hirsch, siendo un lugar de tránsito y paseo público muy antiguo de la localidad. Antiguamente era denominada como “la calle ancha”, de tierra en sus comienzos, surcada por hombres a caballo, peatones, carros, sulkis, como lo testimonian algunas fotografías de principios del siglo XX.

El periódico Los Principios en agosto de 1924 informaba las obras realizadas por la Junta de Fomento, mencionando la “construcción de piso de pedregullo a 100 metros de la plazoleta en la avenida central, en la cual han sido también colocados 8 bancos de plaza”. Para 1938 contaba con importantes avances, ornamentada con plantas, árboles y bancos; para 1942 contaba además con una vereda perimetral, obras realizadas bajo el gobierno de don Rogelio Gómez.

Se encuentra rodeada como lo fue tradicionalmente de distintos comercios, de la Cooperativa Agrícola Lucienville, la Biblioteca de la comunidad judía, el edificio del ex Cine Teatro Esmeralda, el Banco Nación, a pasos de la principal sinagoga, del Centro Comercial y Banco Entre Ríos. Si bien no es precisamente el centro geográfico de esta comunidad, dado que el poblamiento se dio en las cercanías de las vías del ferrocarril, por constituir un centro ferroviario por excelencia, ha sido desde los inicios del pueblo un centro comercial nato, y uno de los primeros barrios habitados, extendiéndose luego el poblamiento hacia otros sectores. Desde años memorables, por su ubicación estratégica ha sido también escenario de celebraciones cívicas, desfiles, marchas, manifestaciones, eventos culturales, entre otras actividades, concentrando gran cantidad de pobladores.

Desde 1950, cada acto patrio que se lleva a cabo en Basavilbaso, tiene la particularidad que se deposita a los pies del monumento a San Martín (base) una ofrenda floral, lo cual constituye un ritual que nos hace revivir la historia argentina, su nacimiento como pueblo libre, el proceso independentista, perpetuando la figura del prócer que llevó adelante la campaña libertadora, la proeza del cruce de los Andes, posibilitando la libertad de Chile y Perú.

Un dato anecdótico es que también las alegrías deportivas, especialmente del fútbol lleva a los basavilbasenses a celebrar las victorias locales, nacionales e internacionales en este lugar, congregándose a su alrededor, y ante el fanatismo de algunos, nuestro héroe ha sido vestido en ocasiones con alguna camiseta de un club, bandera, sombrero o gorro alegórico.- La vuelta alrededor de esta plazoleta es el clásico paseo obligatorio y un punto de encuentro.

Durante la presidencia de Juan Domingo Perón, mediante la Ley Nacional N°13.661, sancionada y promulgada en 1949, el año 1950 fue declarado como “AÑO DEL LIBERTADOR GENERAL SAN MARTÍN”, en rememoración del primer centenario de su tránsito hacia la inmortalidad. Dicha norma establecía que “Desde el 1° de enero hasta el 31 de diciembre del año 1950 todos los documentos oficiales de las autoridades nacionales, provinciales y municipales, los títulos y diplomas expedidos por los institutos de enseñanza de todas las categorías y jurisdicciones, sean del Estado o incorporados, las notas diplomáticas, las fechas y colofones de los libros, periódicos, diarios, revistas y toda otra clase de publicaciones que se editen en el territorio de la Nación, ya sean oficiales o particulares, nacionales o extranjeras, serán precedidos por la denominación “Año del Libertador General José de San Martín“ al indicar el año 1950”. (1)

A lo largo y ancho de Argentina se multiplicaron los homenajes, se levantaron monumentos, se editaron obras especiales, se estableció un programa de honores, se llevó a cabo un Congreso de Historia Sanmartiniana, la creación de museos, la revalorización de edificaciones como parte del patrimonio histórico, la construcción de la casa natal del prócer en Yapeyú, se levantó frente a la Plaza Grand Bourg de la Capital de la República una estatua del General Don José de San Martín, entre otras acciones de importancia en pos del rescate histórico- cultural. (Ver art. 8° de la citada Ley)-.

Basavilbaso no permaneció ajena a esa recordación, es así que a instancias del CENTRO COMERCIAL BASAVILBASO se decidió realizar un “Homenaje Popular”, convocando a otras instituciones para materializar la propuesta.

Por entonces el Centro Comercial, institución defensora de los intereses comerciales y generales de Basavilbaso y la zona, llevaba treinta y dos años de vida, y los mentores de este homenaje fueron los integrantes de su comisión directiva, presidida por entonces por don Moisés Edelstein, y conformada también por Miguel Limperópulo, Juan Caravaca, Roberto Jaimovich, Abraham Jasovich, Abraham Fridman, León Schneeroff, Juan José Cignarelli, Pedro Gerosa e Israel Carlín.

En la Memoria y Balance de la institución correspondiente al período entre el 1° de diciembre del año 1949 y el 30 de noviembre de 1950 puede leerse: “Hemos dejado, para que como broche final cierre esta Memoria, la relación de todas las gestiones realizadas en pro de la erección del Monumento al Héroe máximo, y que se concretaron con la presencia inmarcesible en el bronce y en el granito que le sirve de pie, emplazado en la avenida San Martín, en la intersección de la calle Córdoba (hoy Rogelio Gómez), y donde quedará firme al paso del tiempo, para veneración del presente y el porvenir, una obra que más que nada está señalando de manera cabal y por si sola elocuente, la preocupación de los hijos de este pedazo de suelo argentino, que también saben sentir el concepto de Patria redivivo en el bien llamado de su Padre”.

“…Sentimos la íntima satisfacción de haber logrado, con la cooperación de n/socios, las instituciones hermanas y los gremios de esta ciudad, una obra perdurable y de aliento, pero lo cual sin embargo significa poco, ante la magnitud del homenaje reverente al Héroe. Incansablemente esta Comisión bregó durante el lapso de ocho meses para poder ver lograda una obra, que si bien no nos desalentó desde el principio, nos ocasionó a veces amarguras, porque adivinamos en ocasiones el escéptico sonreír de los que no creían ni pensaban que la fuerza de voluntad sumada a la actividad incansable pueden todo….Tenemos la satisfacción del deber cumplido, porque hemos rendido el homenaje que se hacía indispensable rendir al General Don José de San Martín en esta ciudad, precisamente en este año sanmartiniano”. (2)

La inauguración se llevó a cabo el día 19 de noviembre de 1950, “en un acto que perdurará en la memoria de los que testificaron con su presencia las celebraciones, dado que nos atrevemos a afirmarlo - ha sido único por sus proyecciones y organización, esto no dicho por nosotros sino por la crítica general y por las numerosas felicitaciones que por efusivas creemos sinceras, que nos dicen de la magnificencia de la recordación que éste Centro pudo llevar a feliz término. Ese día al descubrirse la efigie venerada, hemos podido apreciar, rodeado el monumento por las banderas que le presentaban guardia donde estuvieron presentes las escuelas de la ciudad, Escuelas de Líbaros, Rocamora, Urquiza y Villa Mantero, el fervor patriótico diríamos clamoroso que animaba a todos”.

Estuvieron presentes autoridades provinciales, del Poder Ejecutivo y de ambas Cámaras legislativas, autoridades eclesiásticas, locales y del departamento, todas las instituciones civiles, asociaciones gremiales y el pueblo de Basavilbaso, según lo expresan las autoridades del Centro Comercial del momento, “dando un marco inusitado al festejo”. (3) El libro de entradas y salidas del Club Atlético tiene registrado para el 19 de noviembre el gasto de un ramo de flores, y precisamente ese día, según el libro de actas del “Decano” el salón social fue cedido para que almorzaran allí los soldados, lo que podría darnos la pauta que también hubo presencia de las fuerzas armadas para la ocasión.

El relato de Delia Scabini (Zuli), docente jubilada, nos ofrece un valioso testimonio, y nos recuerda que para 1950 cursaba 1er. grado inferior de la Escuela Nacional N° 58 (hoy N° 91), cuando todavía funcionaba sobre actual calle Isidoro Neyra, donde hoy está ubicado el negocio New Shop y edificio contiguo propiedad de la familia Muñiz. Nos relata que se realizó un acto en la Plaza San Martín para descubrir el busto del prócer; sin poder precisar la fecha exacta. Era de mañana y se congregó mucho público.

“Era costumbre en nuestra escuela que el abanderado (de 6to. grado) fuera acompañado de escoltas de 1er. grado” Quien portaba la bandera entonces era Miguel Ángel Rojo y los escoltas Héctor Coronel y Delia Scabini, quienes fueron colocados en los escalones del monumento. “Fue un acto solemne, con discursos encendidos en recuerdo al prócer, ofrendas florales, recitados, finalizando con un desfile frente al busto. Nuestro abanderado sufrió un desmayo y se desplomó, fue auxiliado inmediatamente por los maestros, y los pequeños escoltas nos ocupamos de sostener la bandera, lo que motivó felicitaciones por no haber permitido que el símbolo cayera al suelo. (4)

Como corolario de estos valiosos recuerdos, que constituyen una fuente histórica de gran importancia, Zuly nos proporciona gentilmente una imagen que fue tomada precisamente el día de la inauguración. En ella pueden apreciarse los alumnos con las banderas de los establecimientos educacionales rodeando al busto, el Intendente Municipal Homero Ruiz García y parte del público, en el preciso momento de efectuarse la bendición de la obra, la que estuvo a cargo del represente de la Iglesia Católica, Presbítero Pascual Velzi. De su observación podemos vivenciar aquella frase: “Una imagen vale más que mil palabras”.


Inauguración Monumento a San Martín.- (Colección particular Familia Scabini)


“Durante ese año se cumplieron diversos actos. Recuerdo uno especialmente que se realizó también en la plaza, quizás ese fue el 17 de Agosto a las 15 hs., como se consideraba que en ese horario falleció San Martín, se escuchó una transmisión radial desde Perú, (donde también se conmemoraba la fecha, lo mismo que en Chile), escuchamos el tañido de las campanas de la Iglesia de Huaura (localidad situada al norte de Lima, cuna de la independencia de dicho país, proclamada el 27 de noviembre de 1920 por nuestro prócer) con un toque de difuntos que se acompañó con un minuto de silencio”. (5) Desde ese año el Monumento a San Martín fue testigo de actos, homenajes, mitines políticos y reuniones de todo tipo para muchas generaciones de basavilbasenses.

El señor Guillermo Bazán, conocido vecino de la localidad por su trayectoria política, también fue protagonista de aquellos hechos, siendo alumno de primer año de la educación secundaria en el Instituto Francisco Ramírez, trae a su memoria que diariamente en las hojas que usaban a diario escribían la leyenda “Año del Libertador General San Martín”, coincidiendo con lo manifestado también por Zuly Scabini, quien hace alusión a un sello que se colocaba en los cuaderno en la escuela primaria con la misma inscripción. Don Guillermo, ahondando en sus recuerdos nos cuenta que hubo una primera celebración realizada en la plazoleta (el 17 de agosto) donde solamente se encontraba la base, ya que el busto aún no había sido emplazado aún, no recordando haber estado presente en el otro acto (19 de noviembre). (6)

Según los datos recabados, el mismo 17 se realizó un acto conmemorativo, pero la instauración de la imagen ocurrió unos meses después, según consta en la documentación citada. Esto obedecería a la demora que tuvo en arribar la obra a la ciudad.

El costo del monumento fue de $13.729,89, dato que se encuentra asentado y discriminado en el libro de entradas y salidas del Centro Comercial al finalizar el ejercicio del año 50, como así también en la memoria y balance respectivo. Este monto se obtuvo a través de distintos aportes, como las donaciones de socios de dicho Centro; también se encuentra consignada una suma de dinero de la comisión anterior (1948-1949) por la venta de tarjetas para un banquete con la finalidad de obtener fondos para tal fin, la contribución de gremios e instituciones locales, todos ellos depositados en una cuenta al efecto en el Banco de la Nación.

La Municipalidad local, conducida por entonces por Homero Ruiz García (radical), otorgó un subsidio extraordinario de $1.000 (un mil pesos moneda nacional) al Centro Comercial, destinado a cubrir los gastos de la erección del busto al General Don José de San Martín, como contribución al Homenaje Popular que esta institución llevaba adelante. Para hacer efectivo el mismo, el Concejo Deliberante presidido por Moisés Volsko sancionó la Ordenanza N°710/50 el 23 de octubre de 1950. Este importe fue directamente transferido desde la cuenta del Municipio a la cuenta creada al efecto por la entidad representativa del comercio. (7)

Para tener un punto de comparación del dinero necesario que debía reunir la Comisión de Homenaje, el sueldo que percibía el intendente era de $1.000 mensuales(8), con lo cual fue necesario conseguir el monto de 13 sueldos de la máxima autoridad municipal para la concreción de la obra.

Acto en Plazoleta San Martín (1951-52) Intendente Homero Ruiz García. (Colección particular)


Imagen del busto: La Ley 13.661 en su artículo 8°- inciso “d” contemplaba un programa de cimentación de obras de artes conmemorativas. Es por eso que en el Año del Libertador General San Martín (1950) el Instituto Sanmartiniano organizó un concurso de artistas, y para la realización del busto resultó ganador el escultor italiano, radicado en la Argentina, Juan Patrizi, quien eligió la imagen de un daguerrotipo de 1848, cuando el general tenía 70 años.

La obra original fue colocada frente a la réplica de la casa de Grand Bourg y se hicieron varias copias. Una de ellas es la de Parque Centenario, inaugurado en 1950, ubicado originariamente sobre Avenida Díaz Vélez, reubicado hoy cerca del lago (Capital Federal).

Si recorremos otras ciudades a lo largo y ancho del país, encontraremos que este modelo de busto a San Martín, creado de Patrizi y objeto de esta investigación, se repite en otras localidades. ¿A qué obedece esto? ¿Es coincidencia?- Si tomamos como ejemplo el monumento que se encuentra en Parque Centenario, es un busto idéntico al que tenemos en Basavilbaso, si los comparamos y observamos con detenimiento las imágenes de uno y otro, son similares, prácticamente iguales, su rostro, tienen los mismos detalles, la corbata de lazo, la levita, bigotes, los botones y su material de construcción, el bronce. El modelo de busto seleccionado por el Instituto Sanmartiniano, se llevó a distintos lugares, y fueron hechos en serie.

¿Por qué la imagen de San Martín en edad adulta? A diferencia de las esculturas tradicionales del Libertador, donde se lo representaba luciendo su uniforme militar y a caballo, se pretendió rendir tributo al hombre y hacer prevalecer sus valores humanos sobre los laureles de la conquista.

Un dato que puede orientarnos acerca de donde fue realizado el busto, es una inscripción que se encuentra en su parte inferior, en el borde delantero y donde puede leerse ARTMETAL. Este dato surge como consecuencia del infortunio ocurrido en nuestra ciudad en la madrugada del 14 de diciembre de 2018 y que produjo la caída del mismo.

Caída del Monumento a San Martín (Imagen FM RIEL)


Su observación con detenimiento ha arrojado esa información. Con respecto al material de construcción sería una aleación de bronce y latón, siendo hueco en su interior.

Siempre se creyó que estaba realizado totalmente en bronce, pero consultada por la museóloga local Mónica Correa y a su vez hecha una interconsulta, podría tratarse de una aleación.- Hasta el momento se desconoce su procedencia exacta. En comunicación con el Instituto Sanmartiniano para obtener datos de la existencia de algún archivo sobre lugares donde había sido remitidos estas obras, no tendrían esa información, ya que algunos de los bustos fueron entregados por el Instituto y otros a través del Ministerio de Guerra.

Las placas recordatorias que fueron descubiertas el día de la inauguración y se conservan en la actualidad correspondieron al Centro Comercial Basavilbaso, Municipalidad local, Club Atlético, Unión Ferroviaria y de los Maestros de Basavilbaso. Precisamente la de la entidad impulsora reza: “CENTRO COMERCIAL Y LAS FUERZAS VIVAS DE BASAVILBASO. AL PADRE DE LA PATRIA GENERAL DON JOSÉ DE SAN MARTÍN 1850-1950”.

En el año 1978, Año del Bicentenario del Nacimiento del prócer, se sumaron dos, una de la institución municipal y otra de la Colectividad Judía de Entre Ríos.

En mayo de 2019, a pocos meses del incidente que produjo su rotura, este emblema ciudadano es restituido nuevamente a su lugar de privilegio, siendo reemplazadas las placas de mármol originarias que sufrieron quebraduras, construyéndose una nueva base.

Quiero tomar una frase pronunciada por Mitre que dice: “la grandeza de los que alcanzan la inmortalidad, no se mide tanto por la magnitud de su figura ni la potencia de sus facultades, cuanto por la acción que su memoria ejerce sobre la conciencia humana, haciéndola vibrar de generación en generación en nombre de una pasión, de una idea, de un resultado o de un sentimiento trascendental”. (9)

Esto es lo que la figura de San Martín ha hecho a lo largo de los tiempo, por eso permanecerá en la inmortalidad. Con estas palabras quiero brindarles hoy este trabajo como contribución a nuestra historia colectiva, abierto a nuevos hallazgos que enriquecerán este texto, con el deseo de que quienes hayan sido protagonistas de esos momentos los puedan traer a su memoria y compartirlos, para que así se convierta en un saber de todos.- Prof. Silvina Alejandra Pérez.-

Imagen posterior a 1950 (entre 1955 y 1963) -Pavimentación de Av. San Martín, Intendencia de Moisés Salomón. (Colección particular)



Vista de Plazoleta San Martín otoño de 2018






Bibliografía
1-Ley 13.661 (sancionada el 30/09/49 y promulgada el 24/10/1949.

2-CENTRO COMERCIAL BASAVILBASO. Memoria y Balance General. Correspondiente al período 1° de Diciembre de 1949 y el 30 de Noviembre de 1950. Año del Libertador General San Martín. Basavilbaso.

3- Op. Cit.

4- Testimonio escrito por la Sra. Delia Scabini. Basavilbaso, marzo de 2019.

5- Testimonio escrito por la Sra. Delia Scabini. Basavilbaso, marzo de 2019.

6- Testimonio oral Sr. Guillermo Bazzán. Basavilbaso, febrero de 2019.

7- Municipio de Basavilbaso. Libro N°5 Decretos y Ordenanzas 1950- 1952-Ordenanza N° 710/50. Libro 05- Folio 39- Archivo Municipalidad de Basavilbaso.

8- Etcheverría, Sixto B. Trabajo de Investigación Trabajadores Municipales. 2011.

9- Mitre Bartolomé. Historia de San Martín y de la independencia americana. Centro Editor de América Latina. Bs. As. 1979.

La Profesora Silvina Pérez en diálogo con FM RIEL contó detalles de la tarea realizada y expuso sobre su investigación sobre los orígenes del monumento.