Sábado 08 de Febrero del 2020 a las 07:47 hs.

Fiscal denuncia que hubo vaciamiento del Correo Argentino

Judiciales | La Fiscal de la Cámara Nacional en lo Comercial Gabriela Boquin afirmó que, durante 15 años, el Correo Argentino SA “perpetró actos de gravedad ligados al vaciamiento de la empresa”, indicaron ayer fuentes vinculadas a la causa.



La Fiscal General lo expone en un dictamen con el que respondió a la decisión mediante la cual hace casi un par de meses, dispuso la apertura del procedimiento de “cramdown” (salvataje) de la concursada.



Además, como para Boquin hubo un “uso abusivo del procedimiento concursal”, solicitó que, por sorteo se designe un interventor judicial y el desplazamiento del órgano de administración de la empresa.



Para la Fiscal, la empresa “se ha conducido de forma tal que este procedimiento fue una herramienta para defraudar la ley y los derechos de los acreedores”, por lo que pidió medidas y advirtió que, si se las niegan, acudirá vía recurso extraordinario a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.



La Fiscal hizo constar que para “los efectos que estimen corresponder”, remitió copias de su dictamen a la Procuraduría de Investigaciones Administrativas, a la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal 8 y al Juzgado Criminal y Correccional Federal 4, Secretaría 7.



Boquin acotó que “luego de más de 15 años en que debiera haberse encauzado el procedimiento del cramdown -según lo ordenara la Cámara 27 de octubre de 2004- nos encontramos frente a un escenario en el cual durante el extenso lapso de tiempo transcurrido, la concursada perpetró actos de gravedad -que he denunciado- ligados al vaciamiento de la empresa y/o fueron efectuados violando lo dispuesto” en la Ley de Concursos y Quiebras.



La Fiscal advirtió que se ha incrementado el pasivo concursal y que “en esta nueva etapa procesal podrían producirse otros actos que continúen agravando la situación patrimonial de la concursada, disminuyendo su activo y perjudicando a los acreedores” si fracasa el “cramdown”.



Boquín reclamó la designación de un interventor judicial “con desplazamiento total del órgano de administración hasta que concluya el procedimiento de salvataje, sin que ello afecte la legitimación de la concursada para recabar nuevas conformidades” a propuestas de acuerdos con acreedores.



Entre las supuestas irregularidades la fiscal mencionó, además del “vaciamiento” de la firma, “la presentación de acuerdos fraudulentos para obtener la homologación del acuerdo preventivo, “pago de cifras millonarias en concepto de honorarios”, “montos elevadísimos” como “anticipos al directorio”.