Viernes 26 de Junio del 2020 a las 07:17 hs.

Diputados avanzó con la campaña nacional de donación de plasma

Salud | La Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado en la madrugada de este viernes un proyecto de ley que crea una campaña nacional de donación de plasma de pacientes recuperados de Covid-19, un tratamiento que, si bien no tiene certezas científicas, arrojó buenos resultados en personas contagiadas que recibieron transfusiones.




La iniciativa fue consensuada entre nueve proyectos, entre ellos uno del jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y recibió 229 votos afirmativos, sin ningún voto negativo o abstención.


El titular de la Comisión de Salud, Pablo Yedlin, explicó que “hoy el mundo tiene casi 10 millones de casos y casi medio millón de muertos. Este virus ha puesto en vilo a todo el sistema de salud del mundo y a la misma Organización Mundial de la Salud”, que tuvo “idas y vueltas” en torno al “desconocimiento de un tratamiento que sea efectivo para un virus que es nuevo”.


“El mundo llegó a tener casi 8.400 muertos por día y hoy tenemos 5.000 teniendo casi el doble de casos que cuando tuvimos el pido de mortalidad. Vamos a salir de esta situación, pero en cuanto al tratamiento todavía hay muchas dudas: cuál es el mejor antiviral, cual es la mejor combinación, cuál es la mejor manera de tratarlo en terapia intensiva”.


Según el Diputado del Frente de Todos, que además es médico, “dentro de los tratamientos posibles, la posibilidad de transfundir anticuerpos del plasma de algún paciente enfermo recuperado a un paciente en la fase aguda es parte del arsenal terapéutico que la medicina ha usado a lo largo de la historia”.


El tucumano recordó que el 18 de abril, “apenas un mes después de la llegada de los primeros casos”, el Ministerio de Salud de la Nación lanzó un plan para estandarizar y regular el uso de plasma en pacientes recuperados, y así se empezó con un ensayo clínico que luego fue ampliado a las 24 jurisdicciones.


Yedlin insistió en que se trata de “un tratamiento con plausibilidad biológica pero que todavía no tiene demostración real de que sea útil”. “Vamos a necesitar muchos dadores voluntarios, vamos a necesitar de muchos gestos solidarios para salir de esta pandemia y sus efectos.


Este es un buen primer comienzo para que los argentinos, con estos gestos solidarios, avancemos hacia un futuro cierto y real de salida de esta problemática”, concluyó.


Carmen Polledo, Diputada del Pro y vicepresidenta de la comisión, ratificó su apoyo a la iniciativa, no sin antes aclarar que “no es cierto que en los hospitales de la Ciudad estén preservando el plasma para personas ricas”. “Es un tratamiento que está en etapa experimental, todavía no hay seguridades y se puede aplicar solo en determinados casos en evaluación del médico interviniente”, explicó Polledo.


La legisladora agregó: “no se descubrió la pólvora ni el tratamiento efectivo. Se está estudiando. Hay una luz de esperanza”. La legisladora señaló que “necesitamos que los pacientes recuperados donen su plasma para seguir investigando”, y recordó que este método “se utilizó en brotes anteriores de otros coronavirus” donde “la alta mortalidad del virus y ausencia tratamientos terapéuticos efectivos condujeron al uso de plasma”.


Tras indicar que “los requisitos son similares a los de donación de sangre”, tomó la palabra Cecilia Moreau (Frente de Todos), quien advirtió que “la donación de sangre y hemoderivados ya antes de la pandemia estaba en una situación crítica, y la pandemia empeoró la situación de los bancos de sangre”.


“Si bien hoy necesitamos de manera urgente aumentar la disponibilidad de plasma en pacientes recuperados, no debemos olvidar que hay otras cuestiones de salud que también requieren la donación de sangre”, insistió.


Para Moreau, el “mensaje del conjunto de la dirigencia política a la sociedad” consiste en que “la vida es un derecho humano fundamental que todos debemos cuidar y resguardar; la vida no se negocia, no admite banderas políticas”. “Si ponemos los esfuerzos en esta campaña, podemos multiplicar la cantidad de donantes, pero también la de personas que reciban la donación. Por cada donación de un paciente recuperado, se puede aplicar a cuatro pacientes que están cursando la enfermedad”, aseguró.


Desde la UCR, Claudia Najul, exministra de Salud de Mendoza, destacó que “sin duda es un avance más en la legislación sanitaria para abordar el Covid-19, así como el programa de protección al personal sanitario”, plasmado en la “Ley Silvio”, que aun no fue reglamentada. Najul consideró que la donación de plasma es “un acto de apoyo y de compromiso social” y resaltó la importancia de que “esta donación se realice en forma segura, confidencial y eficaz”.


Si bien afirmó que “esta es una propuesta integradora que reúne lo mejor de los nueve proyectos”, observó que “el oficialismo decidió avanzar con el trámite una vez que un diputado (Máximo Kirchner) presentó una propuesta similar a la de una Diputada de la UCR”, Josefina Mendoza.


En tanto, el jefe del Interbloque Federal, Eduardo “Bali” Bucca, recordó que este jueves se registraron 2.606 contagios y subrayó: “La situación es muy crítica y amerita que como dirigentes, todos, demos un mensaje de unidad, que vaya a fortalecer la estrategia y herramienta más importante que tenemos para combatir esta pandemia, que es el aislamiento preventivo”.


El bonaerense criticó a quienes buscan “esmerilar y debilitar” la cuarentena, que hoy “es la única vacuna que tenemos para prevenir, aplanar y evitar la propagación del coronavirus”. Por eso, les pidió “responsabilidad” y que “guarden silencio”.


Sobre el cierre del debate -pasada la 1 de la madrugada-, el Diputado Cristian Ritondo sostuvo que este “no es tiempo de egoísmo ni de odios”, e hizo referencia entonces a la cantidad de proyectos que sobre el tema han sido ya presentados. En su caso particular, dijo haber participado en la presentación de ese proyecto a invitación del presidente del bloque oficialista, Máximo Kirchner, y dijo esperar que eso sirva como “mensaje de la dirigencia política hacia la sociedad. Y que espero que sea para empezar a construir políticas de Estado”. Sobre todo, dijo, “entendiendo que lo peor está por venir”. “Ojalá podamos empezar a coincidir en muchas otras cosas que la Argentina necesita”, expresó.


Cerró el debate el autor del proyecto debatido, Máximo Kirchner, quien arrancó contando que días pasados el Viceministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, le contó cómo funcionaba en el país el uso del plasma.


Luego contó que cuando Martín Insaurralde se enfermó le envió un mensaje de audio en el que lo notó deteriorado. “Como si lo hubiesen molido a palos”, dijo. Y le contó que iba a ser tratado con plasma. “Esa misma noche lograron atenderlo, hacer la transfusión, y al otro día me mandó un mensaje y ya tenía otro tono de voz… Se lo notaba mucho más encendido. Y fue mejorando, y sigue mejorando”.


Señaló que “se instalan cosas, como que el Gobierno decidió entrar a una cuarentena de manera temprana”, y advirtió que se debe comprender que tal vez hayamos entrado en un período en el que habrá que “entrar y salir” de la cuarentena. Y al cerrar llamó a “trabajar en conjunto y aun en las diferencias no hay que pensar que incentivando el agotamiento va a haber algún rédito político. Lo que viene es muy difícil para la Argentina y para el mundo”.


La iniciativa, que ahora pasó al Senado, declara de “interés nacional” la donación voluntaria de sangre para la obtención de plasma de personas recuperadas de coronavirus, la cual se utilizará para los pacientes que así lo requieran, según los protocolos vigentes autorizados por la autoridad de aplicación de la ley.


El proyecto dispone la creación de una campaña nacional de donación en el marco del “Plan estratégico para regular el uso del plasma de pacientes recuperados de Covid-19 con fines terapéuticos”. Además, crea un “Registro Nacional de Pacientes Recuperados de Covid-19 donantes de plasma”, cuyos datos deberán ser resguardados en cumplimiento con la Ley de Protección de Datos Personales (25.326).


Las personas que donen plasma sanguíneo “gozarán de una licencia especial remunerada de dos días” por cada donación que realicen, “debiendo acreditar tal circunstancia ante el/la empleador/a mediante la presentación del certificado expedido por el centro de salud interviniente”.


El texto remarca que esta licencia “no podrá implicar afectación salarial alguna, descuentos, ni la pérdida del presentismo, ni cualquier otro beneficio laboral o adicional salarial que perciba”.


Otro de los artículos del proyecto establece un reconocimiento para los pacientes recuperados de coronavirus que se transformen en donantes de plasma, quienes serán distinguidos como “ciudadanos/as solidarios/as destacados/as de la República Argentina”.


Por otra parte, se garantiza que la autoridad de aplicación se hará responsable del traslado de todos aquellos donantes que “no cuenten con los recursos necesarios para trasladarse cumpliendo con todos los resguardos de seguridad e higiene adecuados”.


Asimismo, se faculta al Poder Ejecutivo Nacional a “adoptar las medidas necesarias a fin de implementar actividades específicas referidas a la promoción de la donación voluntaria de plasma sanguíneo de pacientes recuperados de Covid-19 y realizar la más alta difusión de las mismas, a través de los mecanismos de comunicación oficial”.


Fuente: El Parlamentario.