Masacre en una mezquita de Nueva Zelanda
Viernes 15 de Marzo del 2019 a las 10:23 hs.

Masacre en una mezquita de Nueva Zelanda

Policiales | El hombre es un un australiano de 28 años identificado como Brenton Tarrant, transmitió en vivo por Internet, la manera en que entró a una mezquita y disparó contra los ferigreses.



Escalofriante, como si fuera un videojuego, pero terriblemente real, con 40 muertos. Brenton Tarrant, australiano de 28 años, uno de los atacantes de Nueva Zelanda, entró en una mezquita en la localidad de Christchurch y disparó contra los feligreses con una cámara GoPro en la cabeza para transmitir la masacre en Facebook Live. Son 17 minutos de terror.

En el terrible vídeo se ve al hombre vestido con una armadura estilo militar. Luego se dirigió a una mezquita escuchando música militar antes de estacionar en un callejón a la vuelta de la esquina. A continuación irrumpe en la mezquita y dispara a cualquiera que se encuentra. Un hombre herido intenta arrastrarse, pero recibe un disparo de nuevo después de ser recargado con calma. Dispara a multitudes de fieles acurrucados. El punto de vista de la cámara recuerda a la de los 'shooters', los videojuegos de disparos en primera persona. También guarda similitudes con vídeo vídeos propagandisticos del Estados Islámico, tanto en el método del ataque como en la grabación y difusión para que se hiciera viral.

A los pocos minutos, Facebook desactivó el vídeo, pero ya era tarde. Las imágenes comenzaron a multiplicarse en las redes. La policía neozelandesa ha pedido a los usuarios que se abstengan de difundir las imágenes “sobrecogedoras”.

"Está claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista (…) Por lo que sabemos parece que estaba bien planeado", indicó la Primer Ministro Jacinda Ardern. "Se encontraron dos artefactos explosivos en vehículos sospechosos y fueron desactivados", añadió.

Ardern calificó el ataque de "extrema ideología y extrema violencia" y señaló que no tiene "precedentes" en Nueva Zelanda, un país que describió como diverso y abierto.

La mandataria afirmó que los detenidos están siendo interrogados por la Policía, al tiempo que precisó que los sospechosos no estaban fichados y estaban "fuera del radar" de los servicios de inteligencia.

Las mezquitas de Christchurch estaban repletas por la sesión vespertina de oraciones, cuando comenzaron los disparos. Un portavoz de la comunidad musulmana, Mustafa Farouk, indicó que en una de las mezquitas había reunidas entre 300 y 500 personas, según Radio New Zealand.