"Estados Unidos nos está robando"
Martes 29 de Enero del 2019 a las 10:01 hs.

"Estados Unidos nos está robando"

Política y Economía | Nicolás Maduro anunció que PDVSA tomará medidas legales, políticas, operacionales y comerciales para defender sus intereses en Estados Unidos.



"Su objetivo es quitarnos la riqueza nuestra. Quitarle las propiedades a Venezuela, el dinero de Venezuela. Y más adelante aspiran a quitarnos el territorio", dijo Maduro sobre la política de Wasahington que anunció sanciones y bloqueos a los fondos de PDVSA.

"Tenemos con qué y con quién", señaló en otro momento de su alocución en aparente referencia a la capacidad de respuesta en la confrontación abierta con administración de Donald Trump.

Por su parte, Guaidó emitió un comunicado a través de Twitter en el que anunció medidas para el "control progresivo y ordenado" de los activos de Venezuela en el extranjero.

Entre ellas está el "traspaso" de las cuentas financieras de Venezuela a control de su gobierno y el nombramiento de nuevas juntas directivas de PDVSA y Citgo.

La decisión de Estados Unidos de imponer sanciones a la estatal PDVSA tiene como objetivo intensificar la presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro.

Aun así, es difícil predecir cuánto impacto tendrá la iniciativa, especialmente si tenemos en cuenta que las refinerías de EE.UU. ya tenían menos pedidos en los últimos meses en anticipación del paso dado este lunes, según el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

El gobierno de Maduro ha demostrado ser resistente, pese a una economía en crisis, una ya aguda contracción en la producción de petróleo y otros esfuerzos de EE.UU. por aislarlo. Si países como China y Rusia continúan apoyando a Venezuela, el gobierno puede ser capaz de solicitarles ayuda adicional.

Ivan Briscoe, Director del programa para América Latina del International Crisis Group, me dijo el viernes que en su opinión Maduro puede sobrevivir a más sanciones.

Mientras tanto, advirtió que la situación para los venezolanos puede empeorar si EE.UU., China y Rusia siguen tratando al país como "una pelota en un juego político más grande".