Murió el "Negro" Ascona
Domingo 06 de Octubre del 2019 a las 06:16 hs.

Murió el "Negro" Ascona

Sociedad | En horas de la tarde de este sábado falleció José Antonio Ascona. El distinguido vecino que durante años estuvo al frente de la empresa “La Entrerrianita” que produjo popular gaseosa.


El "Negro" fue homenajeado por el Centro Comercial en 2012.

En horas de la tarde de este sábado falleció José Antonio Ascona. El distinguido vecino había enviudado en agosto del año 2013, cuando murió Teresa Paulina Pappalardo, madre de sus hijos Carmen Teresa, Gustavo José Antonio, Guillermo Jorge Andrés, Gerardo Julio Aníbal quienes les permitieron disfrutar de numerosos nietos y bisnietos.

El "Negro" fue un exitoso empresario, el que comenzó -en agosto de 1965 cuando fallece José Ascona (54)- haciéndose cargo de la empresa familiar llamada "La Entrerrianita", fábrica de hielo, reparto de soda, cerveza y la gaseosa "Nº1" cuya fórmula adquiere en 1972.

La bebida gaseosa fue muy popular, pero además -gracias a una política de venta muy agresiva- consiguió niveles de consumo muy altos por lo que en 1976 invierte fuertemente en la instalación de una embotelladora, (inauguranda el 16 de octubre de 1976), que por esos días era de avanzada.

En los '90 las dificultades económicas y financieras fueron "minando" el proyecto empresario de Ascona que terminó cerrando en el 2000.

El "Negro" Ascona será recordado como un hombre generoso, que ayudó todo lo que pudo e incluso más; no debe haber registro de institución social o deportiva del Departamento que no recibiera respaldo del empresario, el amigo y "palanqueador" de sueños, como el de Gustavo (uno de sus hijos) que con M21 hizo que los almacenes y góndolas de los supermercados pudiera ofrecer la gaseosa de color amarillo.

Solía estar sentado en la vereda, charlando con amigos y vecinos. Cuando hace unos meses se lo dejó de ver todos sospechamos que algo no bueno estaba pasando y lastimosamente no nos equivocamos.

Deseamos que prontamente sus afectos encuentren resignación, y que brille para siempre su luz, que no tiene fin.