Macri visitó Basavilbaso
Jueves 03 de Octubre del 2019 a las 07:46 hs.

Macri visitó Basavilbaso

Política | Por segunda vez como Presidente llegó a la ciudad del riel, con el objetivo de saludar a la comunidad judía por su año nuevo; hubo vecinos que salieron a la calle a brindarle su apoyo.



Mauricio Macri concretó en la tarde de hoy su segunda visita a Basavilbaso como Presidente, una vez antes lo hizo como dirigente deportico (Presidente de Boca); llegó, poco antes de las 14, en un helicóptero que aterrizó en el Aero Club Basavilbaso, donde dirigentes de esa institución y Bomberos Voluntarios de la localidad trabajaron para garantizar la seguridad del mandatario y comitiva.

Macri había encabezado antes un acto en Concepción del Uruguay en el marco de la campaña #SíSePuede. Allí refirió: "no aflojamos y estamos acá porque no nos rendimos, somos los que estamos convencidos de que una Argentina mejor es posible para nosotros y nuestras familias".

Y al grito de "Sí se puede", Macri enumeró: "Nos une el querer cuidar la democracia, vivir en libertad, pensar que un futuro mejor en posible, decir no a la impunidad".



"La estamos pasando difícil pero no vamos a aflojar. Ahora viene el crecimiento, el trabajo, la mejora del salario, el alivio del bolsillo a fin de mes", prometió el mandatario para quien en las elecciones "nos jugamos por el cambio y dejamos de ser parte del problema para ser parte de la solución".



Desde la cabecera del Departamento el Presidente voló en helicóptero hasta la ciudad del riel, y en una camioneta oscura -con una escolta de seguridad no muy numerosa, pero si muy celosa- llegó hasta en la Sinagoga Central Tfila L' Moisés, pleno Centro de la localidad, que mostraba un movimiento inusual de vecinos que al advertir la presencia de Macri vivaron su nombre y repitieron "sí, se puede".

Así entre fotos, selfies y en compañía -entre otros funcionarios- de los Ministros Rogelio Frigerio (Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda); Luis Miguel Etchevehere (Ministero de Agroindustria); Claudio Avruj (Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural); el Intendente, Gustavo Hein; el Viceintendente, Juan Carlos Flegler; el Concejal e Intendente electo Hernán Besel y dirigentes comunitarios, encabezados por el Contador Miguel Bajaroff ingresaron a la colmada Sinagoga Central Tfila L' Moisés.

El oficiante local Daniel Soifer destacó la presencia, en un momento "tan importante para la comunidad judía" que festeja el Rosh Hashaná, el comienzo de un nuevo año, el 5780, y "yendo al día más significativo, el del perdón", "nos encontramos recibiendo -en este lugar sagrado- al Presidente de todos los argentinos". Seguidamente Soifer recordó que hace pocos días una parte de la oración "nos decía: ledor vador (de generación en generación) " refiriéndose al legado que recibieron nuestros abuelos de los suyos y que nosotros lo recibimos hoy para transmitirlos a nuestros hijos, siempre en haciéndolo en la unión de la comunidad".



"Unidos podemos construir más de lo que pensamos, pero para eso necesitamos de Ustedes, nuestros gobernantes. Que nos guíen a un futuro mejor...", prosiguió Soifer que a continuación hizo una oración "por nuestra amada Argentina, y por los gobernantes" para que Dios los ilumine en la toma de decisiones y de esta manera procurar una Patria cada día mejor.

Un momento particularmente emotivo fue cuando un miembro de la comunidad, Enrique Eduardo Butala Farber hizo sonar el shofar, un instrumento que surge de la naturaleza (cuerno de carnero) cuyo sonido se asemejó al de un llanto, y en la tradición judía se considera que es Dios quien "llora" por el ser humano que es quien sigue perdido, zigzagueando por el mundo en búsqueda de significado olvidándolo a Él.


Luego tomó la palabra el Contador Miguel Bajaroff, presidente de la Asociación Israelita de Basavilbaso, quien dio formal bienvenida al Presidente de la Nación, le recordó que Basavilbaso fue uno de los "puntales" de la colonización judía Argentina y, "ni más ni menos", "cuna del movimiento cooperativo agrario de Sudamérica" y precisó que frente al templo está emplazada la que fue la primera sede de la Cooperativa "Lucieville".



Bajaroff destacó la importancia que para el judaísmo tienen el Rosh Hashaná
y "Día del Perdón", por lo que en su nombre y en el de la comunidad agradeció a Macri la "deferencia" de -por su iniciativa- querer visitar Basavilbaso.

Macri destacó la "enorme diversidad cultural y religiosa" que tenemos en el país; calificó de "espectacular" comunión con la que ha trabajado, la solidaridad y el esfuerzo compartido "que siempre hemos encontrado en la colectividad judía". Seguidamente, y en referencia al mensaje del oficiante religioso, "que nos iluminó con sus palabras", "trabajo que lleve a la felicidad, es el desafío que tenemos en un momento en el que debatimos cuál es el camino que tenemos que seguir los argentinos para poder crecer, para poder encontrarnos con ese futuro mejor que todos soñamos hace tanto tiempo... hoy empezamos a entender que depende de nosotros y de nadie más", expresó.

"Se construye desde la verdad, se construye desde enfrentar la realidad y ponerla sobre la mesa sin maquillajes para poder resolver los problemas y no queriendo ocultar o echar la culpa a otros, queriendo siempre reivindicar tiempos pasados que no necesariamente fueron mejores", dijo el Presidente. Para Macri "el desafío", es "por nosotros y nuestros hijos", y que "de Basavilbaso podemos ir al mundo y vender lo que sabemos hacer, intercambiar culturalmente, tecnológicamente, crecer, desarrollarnos en paz, vivir en paz y sobre todo en libertad, que es desde donde se construye absolutamente todo y eso significa convivir con el que piensa distinto y respetar".

Luego admitió que no había almorzado y que tenía hambre, por lo que pidió algo (a sabiendas que le había preparado comidas típicas) y entre risas alzó una copa y saludó a los presentes diciendo "Shaná Tová, lejaim" y en respuesta a un "tímido" "sí, se puede" que se escuchó decir a uno de los participantes del acto el Presidente lo hizo suyo y el coro su multiplicó.

Luego fotos, selfies y más selfies hasta que logró tomar las escaleras que lo llevaron a la parte superiOr, dónde la conducción de la Asociación Israelita le ofreció de comer comidas típicas.

Ofrecería luego una breve conferencia de prensa con los medios locales.




Culminadas las actividades del jefe de Estado, y su comitiva, en medio de "coros" con el "sí, se puede", subió a la camioneta negra que lo había traído y que lo trasladó al Aero Club, allí Macri abordó el helicóptero que lo llevaría a la ciudad de La Paz, donde como candidato a Presidente del frente Juntos por el Cambio encabezará un acto en el marco de la marcha del "#SíSePuede".