Pescarmona admitió pago de coimas y reveló presiones de De Vido
Domingo 09 de Septiembre

Pescarmona admitió pago de coimas y reveló presiones de De Vido

Judiciales | El empresario precisó que entregó sobornos a Baratta en su casa y el ex ministro quería quedarse con parte de su empresa.



Enrique Pescarmona, ex accionista mayoritario de una de las industrias dedicadas a la energía más antiguas de la Argentina, relató ante la Justicia por qué su empresa casi quiebra. “Me arrepiento de haberle pagado coimas a esos hijos de puta”, se sinceró el empresario, ante los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rivolo.

El empresario describió como el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, le exigió que le traspase de un modo no especificado acciones de IMPSA para poder así empezar a ganar licitaciones de obras públicas.Entregó datos precisos que ahora se ahondarán.


Pescarmona es oficialmente un “arrepentido” en el caso “cuadernos” porque así lo decidió el Juez Claudio Bonadio.

Pescarmona aseguró que se vio obligado a pagar coimas porque la Presidencia de Venezuela le frenó “durante trescientos días” los pagos para poder construir la central hidroeléctrica Macagua I.

Pescarmona habría confesado que entregó dinero al número dos de De Vido, el recaudador Roberto Baratta, porque desde el Ministerio de Planificación Federal le dijeron que solo a través de una gestión desde Buenos Aires volvería a fluir el dinero en Caracas para Managua I.

Además, habría detallado que Baratta pasó a buscar por su propia casa bolsos con plata y que mantuvo al menos dos reuniones con el propio ex súper ministro De Vido.


En uno de esos encuentros, tensos, afirmó que el ex funcionario, en pleno poder, lo presionó para quedarse con parte de su empresa.


La empresa IMPSA ganó, en principio, licitaciones de obras de energía muy relevantes, como la construcción de la represa Cóndor Cliff-La Barrancosa en Santa Cruz. Planificación Federal la dio de baja.


La segunda licitación fue adjudicada a una empresa amiga del poder, “Electroingeniería”.


Pescarmona declaró ante la Justicia por motivación propia, pero también por consecuencia de los infortunios judiciales que pasaba su amigo Valenti, Días despues Valenti quedó libre y habló como “imputado colaborador”.