La devaluación elevó la pobreza al 32%
Viernes 10 de Agosto

La devaluación elevó la pobreza al 32%

Política y Economía | Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social Argentina en la Universidad Católica Argentina (UCA), estimó un aumento de entre dos y tres puntos en el nivel de pobreza.



En el marco del ciclo de conferencias "Cómo pienso a la Argentina", organizado por el Rotary Club de Buenos Aires, Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, advirtió que el índice de pobreza se ubicaría cerca del 33% como consecuencia de la devaluación.

De esta manera, y si el escenario no se modifica, la indigencia pasaría a afectar a 1 de cada 10 argentinos.

"La indigencia estructural en la Argentina, por lo menos en los últimos 10 años, ronda entre 5% y 6%. Es decir que unos 2 millones de habitantes no llegan a cubrir la canasta básica alimentaria", puntualizó Salvia.

"En nuestras mediciones, el máximo anterior de pobreza en la última década fue 32-33% tanto en 2010, como en las devaluaciones de 2014, y en 2016. Ahora se aproximaría a los peores momentos de los últimos diez años", destacó.

Para el especialista, la situación social es parecida a la época del ´90 y aseguró que "hay algo que no parece modificarse en la Argentina: este mismo patrón se repite en la pobreza estructural, la cual en los mejores momentos económicos no baja del 25%".

"Un cuarto de la población argentina se encuentra en situación de postergación económica", dijo Salvia, y alertó que "si este escenario no se modifica, la indigencia pasaría a 1 de cada 10 argentinos".

Uno de cada tres hogares tienen prestaciones o programas de transferencias sociales. "En los últimos 10 años aumentaron los programas pero la pobreza igualmente está estancada", acotó.

Según los datos de la UCA, el 62% de los hogares del país tienen al menos una carencia y el 38,5% dos o más.

El investigador explicó que "hay sectores de la pobreza, denominados aspiracionales, que no quieren salir de su situación con un plan sino con trabajo. Pensemos que la Argentina que viene no es una Argentina fácil, y lo que viene no viene naturalmente, porque lo que viene naturalmente es una versión ampliada de esto. En cualquiera de los modelos político económicos de la última década éste es el resultado. No es muy óptimo".

Respecto de la necesidad de cambiar de rumbo, graficó que a pesar de los esfuerzos, sigue habiendo un 5% de indigentes y 25% de pobres.