“Eva Santa del Pueblo”
Jueves 31 de Octubre del 2019 a las 10:22 hs.

“Eva Santa del Pueblo”

Política | La CGT volvió a pedir la canonización de la figura peronista en el marco de la celebración por los 100 años de la segunda esposa de Juan Domingo Perón.



La CGT solicitó la beatificación de Evita Perón. Lo hicieron a través de una nota, firmada por sus cuatro secretarios de la confederación, dirigida al Cardenal Mario Poli del Arzobispado de la Arquidiócesis de Buenos Aires.

El pedido fue realizado en el marco de la celebración por los 100 años del nacimiento Eva Perón.

“A cien años de su nacimiento, superadas dilaciones y divisiones inconducentes para el bien común, cuando su figura y obra han alcanzado el justo valor trascendente que poseen para nuestro pueblo y para todos los pueblos del mundo con sed de justicia, solicitamos que nuestra Iglesia acompañe el sentir popular y la coloque en los altares oficiales para felicidad de nuestros fieles y santos", manifestaron en el texto.

Además, en el documento firmados por el secretario de prensa Jorge Sola, el Secretario de Derechos Humanos Julio Piumato, el Secretario general Carlos Acuña y el también secretario general Hector Daer, aseguraron que “el renacimiento de la Argentina está cifrado en la recuperación de las fuentes espirituales de la nacionalidad”.

En mayo de este año la CGT ya había hecho la misma solicitud. Sin embrago el proceso de beatificación podría demorar años debido a la cantidad de pasos que se deben cumplir.
Para que una persona llegue a la santidad debe tener fuertes pilares de justificación para ir abriéndose paso en un marco en el que, en la actualidad, hay unos 2.500 casos pendientes propuestos por 450 postuladores de todo el mundo.

El primer paso de las causa de beatificación debe ser iniciado en la diócesis donde murió el candidato, en este caso, Buenos Aires, y debe ser apadrinada por el obispo diocesano y por un postulador.

La etapa conocida como "fase diocesana" de una causa puede demorar decenas de años, y se basa en la presentación a la Santa Sede de un informe sobre la vida y las virtudes de la persona.

La Santa Sede, por medio de la Congregación para las Causas de los Santos, examina el informe y dicta un decreto diciendo que nada impide iniciar la Causa (Decreto "Nihil obstat"), convirtiendo a la persona en "Siervo de Dios", el primero de los pasos hacia la santidad.

Una vez que el Vaticano emite esa resolución, el obispo diocesano dicta el decreto de introducción de la causa del ahora Siervo de Dios.

Una vez que se obtiene la designación de "Siervo de Dios", la fase diocesana empieza el camino hacia la declaración de "Venerable", que comprende cinco pasos.

La primera etapa es el proceso sobre la vida y las virtudes del Siervo de Dios, en la que un Tribunal Eclesiástico - ne pereant probationes- , designado por el obispo, recibe los testimonios de las personas que lo conocieron.

La segunda etapa es el proceso de los escritos, en el que una comisión de censores, señalados también por el obispo, analiza la ortodoxia de los escritos del Siervo de Dios.
En el paso siguiente, un relator de la causa elabora el documento denominado "Positivo", que debe incluir además testigos de las obras de la persona candidata, así como de los ejes de su obra y vida.

Luego, una Comisión de Teólogos consultores discute el "Positivo" y pasa sus conclusiones a un grupo de cardenales que elaboran la propuesta que, en la quinta y última etapa, llega a manos del Papa, para que eventualmente dicte el decreto de Heroicidad de Virtudes para que el Siervo de Dios pase a ser considerado Venerable.

Este camino puede demorar también varios años, según el impulso que se le a la causa.
Un ejemplo es el del empresario católico Enrique Shaw, que es Siervo de Dios desde 2001, y recién a fines de este año sería declarado venerable, según fuentes consultadas por Télam.

Una vez considerado "venerable", el candidato ya está en camino hacia la "beatificación"; para la que debe demostrar que ha intercedido en un milagro, a través de la demostración de que no hay "explicación científica" a alguna obra en la que haya sido invocado, o que fue un "mártir", como el caso reciente de Enrique Angelelli y su asesinato en la última dictadura.

En caso de que se busque probar su milagro, el obrar del venerable es analizado por dos médicos peritos, que examinan el caso y luego lo elevan a una comisión de ocho teólogos que estudian el nexo entre el hecho marcado por la consulta médica y la intercesión atribuida.

Recién entonces el Papa puede firmar el decreto de beatificación. Para la santidad, el último paso en el camino de la canonización, se requiere además la aprobación de un segundo milagro, cuya demostración debe seguir los pasos del primero, pasando por el consejo de médicos y por el de teólogos.